Bodega

UNA BODEGA
CON CARÁCTER PROPIO

En nuestra tierra nada caracteriza ni define más que el poder de un apodo. Estos sobrenombres, muchos de origen perdido, son los que dan fuerza, carácter y sentido de identidad a cada uno de los miembros de una familia.

 

Es por eso que nuestra bodega no podía llamarse de otra manera que “Perica”, el sobrenombre que David García ha llevado con orgullo durante años y que define una forma de ver la vida basada en el esfuerzo, atención al detalle, así como respeto y cariño a la herencia vinícola de esta tierra.

 

Son estas virtudes las que han impulsado nuestra bodega en el transcurso del último medio siglo a pasar de ser una bodega de carácter local a una empresa internacional.

Para compartir nuestra pasión por la realización del vino estrenamos bodega en el 2.011 que, además de incorporar las técnicas más innovadoras de elaboración y crianza del vino, cuenta con un diseño muy mejorado, para así compartir la experiencia en un ambiente de diseño sin por ello renunciar a lo acogedor y familiar.

DESCANSO,
SILENCIO... VINO

De la exhuberancia de la luz del viñedo pasamos a la introspección y el silencio de la oscuridad de la bodega. Tras una primera fermentación en las tinas de madera de roble francés allier nuevo a temperatura constante y diversas trasiegas, el vino se distribuye en función de su destino final: botella si es joven o barrica para crianzas, reservas y grandes reservas. La fermentación en barricas, la magia que transforma el mosto en nuestros vinos, siguen unos procesos controlados, en todo momento, por nuestro enólogo Rafael García y el resto del equipo técnico de la bodega perturbando, lo justo, la feliz catarsis del mosto fermentado en magnífico vino. El proceso de crianza se realiza en barricas de roble de 225 litros, mayoritariamente, de origen francés y americano.

 

Nuestra nave principal está en la actualidad destinada a nuestros aclamados vinos de crianza y cuenta con una diversidad de barricas de distintas procedencias como la francesa, americana o de Europa del Este.

 

Nuestros vinos más añejos tienen un lugar de reposo y maduración en la sala denominada Zaco, aquí descansan y evolucionan adquiriendo su contrastada complejidad hasta su posterior embotellado.

Los inicios

Bodegas Perica es una bodega familiar con fuertes valores tradicionales que tiene su origen en 1912. Contamos con más de 150 hectáreas de viñedo propio en las mejores zonas de Rioja Alta, controlando de esta manera la producción total de nuestro viñedo y el cuidadoso proceso de elaboración en bodega.

 

Don Juan García, fundador de la bodega, destinaba estos vinos a consumo local y a la venta en pueblos limítrofes. Poco a poco, debido al éxito conseguido, fue su hijo Don David García, apodado con el cariñoso sobrenombre de Perica, quien heredó el proyecto y lo consolidó, cediéndole su apodo, realizando la bodega y dándola de alta en el Consejo Regulador Denominación de Origen Rioja en el año 1950.

 
Actualmente, es la tercera generación, Rosa y David, quien lidera el proyecto, los hijos de «Perica», junto con su profesional equipo, han decidido realizar unas importantes reformas en la bodega para implantar las últimas tecnologías en proceso de elaboración de vinos y enfocarla al enoturismo.
IMG_5788-opt